Ante un nuevo 24 de abril: Por un mundo sin negacionismo, con responsabilidad e imperio de la verdad


La pandemia del Covid-19 ha paralizado al mundo y lo ha sumido en un estado de catástrofe, muerte, incertidumbre e inacción. En el 105º aniversario del genocidio de armenios en el Imperio Otomano, no dejemos que la pandemia paralice la memoria colectiva. No podemos marchar, pero sí podemos y debemos recordar para que en ningún lugar del mundo, nunca más, tengan lugar delitos de lesa humanidad como el genocidio armenio. Que el próximo 24 de abril -Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos en Conmemoración del Genocidio Armenio, por ley nacional Nº 26.199- sea una jornada de reflexión en el seno de nuestras familias. Expliquemos aquello que hoy docentes, dirigentes y autoridades eclesiásticas están privados de hacer debido a la suspensión de actividades masivas en nuestro país. Ejercitemos la memoria y la solidaridad; enseñemos que la verdad del genocidio armenio es irrefutable e imprescriptible, que el genocidio es un delito y -como tal- tiene su castigo; que los daños se reparan; que una mala acción -el genocidio- no se enmienda con otra mala acción -el negacionismo-; que los actos y responsabilidades se admiten y que ante el reconocimiento del hecho, se asume el deber y el compromiso de no repetirlo. Y finalmente, con la intercesión de nuestros Santos Mártires, invoquemos la protección de Dios para que ampare al hombre de la irracionalidad de sus semejantes en todos los lugares del mundo en los que aún hoy se cometen injusticias y delitos contra los derechos básicos del ser humano. Quedémonos en casa, convirtiéndonos en agentes responsables de la transmisión de la memoria, la verdad y la justicia. Juntos podemos hacerlo.

© 2017 Secretaría IARA
 

  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • w-facebook